miércoles, 22 de marzo de 2017

Ternura entre el cemento: Una reseña de Tekkonkinkreet

¡Cuánto tiempo! ¿Cómo estáis?

Hoy vengo a hablaros de una película que me conmocionó hace poco, hablaré de una manera bastante subjetiva y tampoco daré muchos detalles sobre la película en sí, si no más bien de cómo me llegó, de todos modos encontraréis algunos spoilers, ¡aviso de antemano!

La película se llama Tekkonkinkreet y es la adaptación de un manga dividido en tres volúmenes del año 1993, del autor Taiyō Matsumoto. La adaptación data del 2006 y está dirigida por Michael Arias. Es animación japonesa, pero el estilo difere bastante de lo que solemos entender como anime, incluso se separa de la evolución del anime convencional. Que eso no eche para atrás, sin embargo, a quienes estéis acostumbrades al estilo más común, pues os sorprenderá gratamente.

La historia se sitúa en Takaramachi, la Ciudad del Tesoro, dónde viven dos niños huérfanos llamados Kuro (Negro) y Shiro (Blanco). Cada uno de ellos tiene una personalidad muy peculiar. Se cuidan entre ambos, como hermanos, en una ciudad asalvajada y violenta.
Los niños, adaptados a un estilo de vida vagabundo, sobreviven robando lo justo para comer y subsistir. Son conocidos en el barrio como los Gatos callejeros, y la gente les teme. Asimismo son amigos de bandas callejeras, e incluso de la policía, que, en cierto modo, les protege. La problemática llega cuando una banda de yakuzas intenta hacerse con la ciudad. Kuro se siente atacado y se enfrenta a ellos, lo cual lleva a que la mafia acabe queriendo exterminarlos.


La ternura es la base de esta película. El amor fraternal, los cuidados entre hermanos, la inocencia entre lo salvaje. El personaje de Shiro me cautivó: cómo vive su infancia y su fragilidad envuelto en problemas que no acaba de entender, su necesidad de apoyo y cariño por parte de Kuro, su hermano mayor. La casa que han creado entre ambos es una pared de chatarra en mitad de la calle, con un coche en un párking abandonado como cama. Sin embargo, esa pared contiene tesoros, incluso cuidan a un pez en una pecera. Blanco se expresa desde la ingenuidad y la imaginación, no tiene miedo a ser él mismo y forma parte de él su vestimenta (gorros de animalitos y colores extravagantes) como desafío de la verdadera personalidad ante el mundo.
Kuro, el niño mayor, tiene una voluntad de hierro y una valentía sin igual. El cómo es capaz de apartarse de Shiro al entender que, en una ciudad llena de peligros y con yakuzas buscándoles para asesinarlos, es mejor dejar ir a Shiro con la policía para que se encarguen de él, es aún más fuerte que ante el hecho de enfrentarse él solo a una banda de yakuzas armados y peligrosos.
El Minotauro, un personaje legendario del que todo el mundo habla, se muestra más tarde como parte de la personalidad de Kuro en cierto momento en que la amenaza no podría ser más terrible y, además, en un momento en que el pobre Kuro ha perdido la cabeza debido a la separación de Shiro, al que ya no tiene como foco al que entregarse, al que cuidar y proteger, fomentando su parte más humana. Esa parte de Minotauro pertenece, en realidad, a todas las personas, y el cómo logra enfrentarla es digan de ser visionada, así que prefiero no contarla y dejar que la viváis vosotres mismes.

“I believe in you, Black. Even if God looks the other way. ” 

El final de la historia es prácticamente perfecto, la alegría que deja es la satisfacción de ver a dos niños inocentes al fin juntos, disfrutando de las bellas cosas que les ofrece también el mismo mundo gris que les daña, creando entre ambos su propio camino juntos y por separado, centrándose en las cosas buenas y, a su vez, fortaleciendo su vínculo. Que Shiro, creando un castillo de conchas, coloque en el centro un objeto que Kuro le entrega, muestra la importancia que le otorga a su hermano como guía.

Esta película también demuestra cómo quién poco tiene mucho puede dar. Cuando no tiene nada que perderse, la sabiduría y la entrega son más puras. Así es el personaje del Abuelo, un sin techo que ayuda a estos dos niños a encontrarse a ellos mismos desde una guía adulta. Existen, además, otros personajes, yakuzas, que muestran grandes sentidos de responsabilidad de sus actos y, mediante una subtrama, se explican sus historias, dignas de ser seguidas hasta el final.



Cargada de simbolismos, de magia, de una ternura que embriaga el alma, no os dejará indiferentes. La estética distópica hace que los escenarios sean dignos de mención. Lo mejor para esta película es dejarse llevar por los signos que dejan en el aire, por la personalidad de sus personajes, por las intenciones de protección y hermandad que demuestran los dos niños frente a un mundo salvaje y punzante que se han visto obligados a afrontar. La fragilidad de sus infancias conmueve a lo largo del film y la lealtad que se demuestran es la clave de su relación. Ya veis que hablo poco de personajes como el adversario supuestamente principal, Snake, que pretende asesinar a los niños y hacerse con el control de la ciudad. Hablo de supuestos ya que el principal enemigo es la personalidad más oscura de Kuro. Kimura es también otro personaje importante, pero al ser una reseña tan subjetiva, preferí hablar de los dos críos que tanto me llegaron, el resto os lo dejo a vuestro criterio.

Por mucho que escriba, es difícil que logre expresar con palabras cómo llegué a emocionarme con esta historia, en especial con los sentimientos y la delicadeza interior de Kuro y Shiro. Es necesario verla un par o tres de veces para captar toda la profundidad entre líneas que esconde, tiene mucho que enseñar y ofrecer como historia. Mi puntuación  de esta película es un 8 en cuánto a historia y un 7 en cuánto a estilo. 

Con mis mejores deseos os dejo, esperando haber despertado en vosotres la curiosidad para verla. Si ya la habéis visto, ¿qué os pareció?

Hasta la próxima,

A.

sábado, 5 de septiembre de 2015

Mi primera reseña gamer: Ori and the Blind Forest~



¡Hola oceánicos! ¿Qué tal estáis?

Yo todavía algo resacose de verano, no me quiero hacer a la idea de que mi estación favorita llega a su fin… Debería haber seis meses de solecito, playa, montaña, siestas… Pero como ya las vacaciones acaban, ¡también OdL vuelve a las andadas!

Lo que os traigo hoy es una novedad en el blog, puesto que es la primera vez que hago review de un juego. Quisiera hacer bastantes puesto que últimamente he tenido la suerte de disponer de tiempo y plataformas suficientes para pasarme juegos como Alan Wake, Bioshock (la trilogía con sus DLC’s) o este que a continuación os presento. Quisiera hacer próximamente la reseña de otro más, algo parecido al que hoy os enseñaré, mas cambia el modo de juego: el de hoy es de plataformas y el que estoy jugando, que aún no os desvelaré, es un RPG o RolePlaying Game (para los que no estáis muy familiarizados con la jerga gamer).
Hoy quiero hablaros de una preciosidad de juego. Tierno, dulce y encantador, con una banda sonora excepcional, gráficos geniales y una historia preciosa. Desde luego, quién diga que los juegos no son arte, no sabe lo que dice.
Antes que nada, quiero avisar de que esto es una review, lo cual quiere decir que nuestros amigos los spoilers invaden la zona campando a sus anchas y queda bajo vuestra responsabilidad que no os ataquen directamente en la inocencia. Dicho esto, ¡allá vamos!


El juego se llama Ori and the Blind Forest, es un juego de aventuras y plataformas en 2D para un jugador diseñado por la compañía independiente Moon Studios –que trabajó durante cuatro años por y para este juego- y publicado por Microsoft Studio, está dirigido por Thomas Mahler y la banda sonora (si tenéis Spotify podéis escucharla desde aquí) está compuesta por Gareth Coker. El juego se estrenó el 11 de marzo de este año para PC y Xbox One, se espera una versión también para Xbox360. Yo lo jugué en PC desde Steam, plataforma de distribución digital en internet para comprar y jugar a videojuegos de diversa índole.

El juego empieza contando la historia de cómo el bosque de Nibel se seca y corrompe puesto que una de las hojas del Spirit Tree –hoja que resulta ser Ori, un tierno ser que desprende luz nívea- cae del árbol y se la encuentra, casi moribunda, una criatura adorable llamada Naru que acoge y adopta a nuestro protagonista. Ya desde el principio el juego es sobrecogedor: debido a la sequía, los tiempos en los que podemos ver a Naru y Ori felices recogiendo naranjas  y jugando –y, para mí, casi la más emotiva del juego- se acaban y, un día, Ori encuentra en la cueva en la que ambos viven a Naru muerta (o muerto, o muerte, la verdad es que es bastante andrógino el bichito). 


 Más tarde aparece Sein, una lucecilla voladora (la hermana de Navi en un universo alternativo) que ayuda a Ori guiándole y atacando a los enemigos del camino ya que Ori no ataca directamente al tratarse de un ser de luz que existe para otorgar paz y equilibrio. Dichos adversarios son criaturas oscuras que se han corrompido en lo que antes era un bosque lleno de vida, en especial insectos, que antaño fueron de bondadosa naturaleza.  Al aparecer, Sein le explica –con una voz suave y encantadora que la define totalmente- cómo el bosque ha caído y que él es el superviviente que debe restaurar la luz de Nibel. La misión de Ori y Sein es, pues, hacer recobrar la luz a los tres elementos que instauraban el equilibrio del bosque: Agua, Viento y Fuego -nadie quiere a Tierra, pobrecita-. (Vale, es broma, tierra está representada por el árbol en realidad). 


Más tarde conocemos a los enemigos más importantes: el primero es Gumo, una bolita oscura y el último superviviente del clan Gumon que, a lo largo del juego, va dificultando las cosas. Al principio por la ira de su ser pero, más tarde, al acercarse a Ori y conocer sus intenciones, su corazón se purifica y pretende ayuda a Ori, aunque para esto le ponga las cosas difíciles sin querer, ya que en la cueva del Viento (antiguo hogar de los Gumon) desequilibra los elementos y le –nos- pone bastante difíciles las cosas en el puzle de dicha cueva, aunque las intenciones de Gumon son de lo más amables puesto que roba la piedra para revivir a Naru y devolverle la madre adoptiva a Ori. Gumo acaba siendo un personaje entrañable por la compasión que despierta en una de las escenas en las que descubre a todos sus familiares fallecidos, la verdad es que su historia es muy triste y también encoje el corazón. Una de las mejores características de este juego es la muestra de cómo en el fondo no hay malos ni buenos, de cómo todas las malas acciones que se juzgan desde nuestra moral tienen razones de peso que provienen del amor a la familia, a los amigos... El enemigo más importante de todos es Kuro, una lechuza oscura de la que vamos conociendo su historia en forma de flashbacks. Kuro tenía tres huevos en su nido, de los cuales salieron dos pollitos. Cuando Ori cayó del árbol en forma de hoja luminiscente, el árbol buscó con fuertes rayos de luz a su hijo, que provocó la muerte de los pollitos en un momento en que Kuro había salido a buscar comida, dejándolos solos. Sí, es horrible. Sí, se llora mucho con este juego. Con ira y dolor en su corazón, Kuro desgarra el último trocito de luz que quedaba en el Árbol, lo cual nos desvela quién es Sein, para proteger el último hijo que le queda. Eso fue el desencadenante del desequilibrio en el bosque ya que sin la luz del árbol los elementos se descontrolan. Cuando el tercer y último elemento, el Fuego, es restaurado, Kuro captura a Ori y Sein en el Monte Horu tras una larga escapatoria anterior por parte de Ori en que se nos reta a escondernos de ella. En el momento en que Naru, ya revivida, llega para recoger a su querido Ori, se lo encuentra inconsciente y se derrumba de tristeza. Eso hace entonces meditar a Kuro, pues esa escena le recuerda el dolor que sufrió cuando tuvo que enfrentarse a la muerte de sus pequeños. En un último movimiento de corazón sobrecogido (tanto el de la madre lechuza como el nuestro), Kuro recoge a Sein y la deposita en el árbol, que reacciona con un rayo de luz como destello de un renacimiento, lo que causa la muerte de Kuro a causa de su naturaleza de oscuridad nocturna. (¿Os he dicho ya que este juego es desgarrador y causa un desconsuelo increíble en quién lo juega?). Con el paso del tiempo, el bosque vuelve a verse envuelto en brotecitos verdes y nuevas criaturas de luz como Ori brotan en el valle. La historia termina cuando, tras la despedida de Naru y Gumo, un renovado Ori entra en su antiguo hogar justo a tiempo para ver eclosionar el último huevo de Kuro. Es un final de lo más emotivo y deja una pequeñita marca en el corazón de quién lo juega.



Durante el trascurso del juego se deben completar puzles y plataformas que van aumentando su dificultad. Es especialmente difícil la parte de los elementos, que se deben completar en cuevas y montes. Se trata de un juego muy entretenido y en el cual la música ayuda como elemento de motivación en las diferentes partes del bosque, las cuales pueden ser exploradas con bastante libertad para ir consiguiendo las habilidades ya que se trata de un juego tipo Metroidvania, lo que significa que se puede regresar a zonas anteriores del juego con nuevas maestrías para conseguir más cosas. Pero atención a las partes de las cuevas elementales. En serio, cuando lo juguéis, vais a odiar un poquitín las cuevas y los montes. Un poquito. En especial la de agua. Dios. Quién crea que es un juego fácil que pruebe a pasar esa cueva a la primera. No os digo nada más, mejor que lo veáis por vosotros mismos. 


Se ganan puntos de habilidad al derrotar a enemigos o encontrar cristales de luz pequeños en plantas que Sein revienta con destellos de luz, lo cual va subiendo el porcentaje hasta poder conseguir subir habilidades como trepar, empujar, nadar, volar o conseguir dos niveles de salto más largo. Dentro de los ataques  o habilidades encontramos también impulsos hacia abajo o de lado para romper piedras y puentes que obstaculizan el camino o impiden bajar así como patadas y explosiones de luz que hieren a los enemigos. También la vitalidad se va recuperando en pequeñas dosis al debilitar enemigos o con bolitas verdosas perdidas que restauran toda la vida en los caminos de la misma manera que el maná.  Hay dos maneras de guardar el juego: la manera “corre rápido que me tengo que enfrentar a esto y no sé si voy a lograrlo/no encuentro punto de guardado socorro” que gasta porcentaje de maná y se puede hacer en cualquier lugar gracias a la simpática Sein (siempre que no haya enemigos cerca) o en puntos de guardado que se encuentran sobre orbes y están en zonas especiales como los lugares donde reposan las piedras elementales -que luego debemos colocar en su lugar dentro de las cuevas para que todo funcione- o antes de enfrentarnos a enemigos potentes y lugares de difícil acceso. Los puntos de guardado consumen un punto de maná, que sirve tanto para guardar en mitad del camino como para ejecutar explosiones de luz, no tiene autoguardado. Existen orbes grandes de maná y vitalidad que los amplían permanentemente y otros que suben niveles enteros.


 La ambientación y la estética del juego son increíbles gracias a la iluminación, la música, los distintos paisajes y ese aire de misterio y misticismo sobrenatural que envuelve el bosque de Nibel. Me han atrapado las lucecitas, los sonidos, las voces que narran el argumento o intervienen como personajes… Es sencillamente genial. La banda sonora es impecable y guarda esa esencia de calma de los bosques y hace muy característico a este en concreto por su magia y su serenidad. nítidas y limpias y los gráficos embellecen aún más toda la historia y el juego en sí siendo de tan excelente calidad y también gracias a los detalles que lo hacen tan especial. Por no hablar de las relaciones entre personajes y sus interacciones.

Es curioso porque tanto Ori como el árbol y el microcosmos me recuerdan muchísimo tanto a los kodamas como al Espíritu del Bosque y su funcionamiento en la película La Princesa Mononoke, de Studio Ghibli, lo cual me encanta cómo metáfora de la esencia pura de la naturaleza, el equilibrio y la vitalidad que hay en el aire de un bosque respetado por el ser humano o virgen de sus manos. Hasta en el final, cuando las criaturitas luminiscentes renacen, no puedo sino recordar esa preciosa escena de la película en la que el espeso verdor vuelve a cubrir el suelo y el primer nuevo kodama emerge como un símbolo de esperanza. Incluso hay partes en los que podríamos recordar a Mi vecino Totoro, con esa escena de Totoro y Mei en el bosque oculto.

Aún con tal influencia presupuesta, los creadores comentan que el trabajo de Miyazaki que verdaderamente los influyó fue Näusicaa del Valle del Viento, nombre también de uno de los niveles del juego. También hubo entre las referencias de los creadores trabajos de Disney como El Rey León o El Gigante de Hierro, dos películas de importante carga sentimental comparable a Ori and the Blind Forest, incluso por escenas como la muerte de Naru que nos pueden recordar a la de Mufasa (los creadores de estas maravillas quieren que los niños crezcan con traumas insuperables, seriamente.)

 En conclusión, no es uno de los juegos más difíciles ni en los que haya que invertir horas de extremada estrategia, pero los puzles son entretenidos y pueden llegar a dar algún quebradero de cabeza que motive a retarse a une misme a superarse. Me ha cautivado la belleza estética, la historia y la banda sonora. Para mí, uno de los juegos más bonitos a los que he podido jugar, quizás ocupe incluso un puesto dentro de mis juegos preferidos.  Le pongo un ocho algo subjetivo por tratarse de una obra de arte tan emotiva y hermosa en todos los aspectos.

 
Y eso es todo, espero no haberme dejado nada. Si lo habéis jugado, ¡comentad! ¿Qué os pareció? Y si no lo habéis jugado y os habéis empachado de spoilers pero aún así queréis entrar al mundo de Nibel, ¿qué expectativas tenéis? También quería preguntaros si os ha gustado esta review, si sois gamers u os gustaría empezar a serlo y si querríais más reviews de juegos en este blog.
¡Muchísimas gracias a todes por leerme y nos vemos pronto! Recordad que seguimos en contacto en el facebook de OdL, donde diariamente publico aspectos relacionados con literatura, cine, música y más curiosidades. ¡Hasta la próxima!

A.

martes, 21 de octubre de 2014

De chicas mágicas de tinta va hoy la cosa...

¡Hola oceánicxs! Bienvenidos a una nueva entrada de este mi humilde oceanito lleno de palabrejas y palabritas sencillas, lentas, decoradas, aceptadas en nuevas ediciones de la RAE (estas últimas navegan en olas lejanas...)

Vuelvo a estas bonitas tierras blogueras por que tengo un par de cositas muy interesantes que comentar. La primera, es algo que muchos fans de Rothfuss estábamos esperando desde que hace unos meses se publicase la noticia...


Este martes sale ya a la venta en España (¡por fin, por fin!) la esperadísima obra kit-kat de Patrick, "La Música del Silencio", protagonizada por la muy querida Auri, esa chica tan etérea, tan lunar e interesante. En palabras de Rothfuss, podemos esperar que la novela transmita la dulzura y el misterio característicos de un personaje tan adorable y podremos indagar más a fondo en su complejidad acompañándola por los laberintos de la Subrealidad. Aunque aquí se haya optado por un cambio de título, autorizado por el autor, el original desvela muy bien la personalidad del personaje, que se traduciría cómo "La lenta observación de las cosas silenciosas".
De las traducciones se encargan Gemma Rovira y Neus Nueno en castellano y catalán respectivamente. Tenemos mucha suerte ya que el mismo día que sale la edición en inglés en Gran Bretaña y Estados Unidos, "The Slow Regard of Silent Things", también podremos leerlo nosotros, aunque países como Portugal y Francia van a tener que esperar un poquito más para sus ediciones.

Hay algo que, sin embargo, preocupa bastante al autor e incluso a algunos de los fans más acérrimos, y es el hecho de que el público exija pistas sobre Kvothe o espere que este libro sea parte del tercero. Y no, no lo es. Al igual que la obra sobre Bast, en proceso de gestación, este libro es exclusivamente sobre la figura de Auri. Ya se han leído bastantes quejas sobre esto, con lo cual Patrick decidió escribir un prólogo en su libro que publicó hará unos días globalmente. Aquí lo compartimos:

Puede que no quieras comprar este libro.
Lo sé, eso no es lo que se supone que un escritor debería decir. A los de marketing no les va a gustar. A mi editora le va a dar un ataque. Pero prefiero ser sincero con vosotros desde el principio.
En primer lugar, si no habéis leído mis otros libros, no queréis empezar por este.
Mis dos primeros libros son El Nombre del Viento y El Temor de un Hombre Sabio. Si sientes curiosidad por mi literatura, empieza con ellos. Son la mejor introducción a mi mundo. Este libro trata sobre Auri, uno de los personajes de esa saga. Sin el contexto de esos libros, posiblemente te vas a sentir muy perdido.
En segundo lugar, incluso aunque hayas leído mis otros libros, debo advertirte de que esta es una historia un poco extraña. No desvelaré nada, pero baste decir que es… diferente. No cumple con muchas de las cosas que una historia clásica se supone que debe cumplir. Y si estás buscando una continuación a la historia de Kvothe, no la encontrarás aquí.
Por otra parte, si te gustaría saber más de Auri, esta historia tiene mucho que ofrecer. Si te encantan las palabras y los misterios y los secretos. Si sientes curiosidad por la Subrealidad y la Alquimia. Si quieres saber más sobre los entresijos de mi mundo…
Bueno, entonces puede que este libro sea para ti.
Fuente: Roca de Guía

En mi opinión, pienso que hay que ser más comprensivos y agradecidos con los escritores. En lugar de reclamar con casi hastío el último libro -y esto no sólo le ocurre a Rothfuss, si no, no hay más que recordar la amenaza de George R. R. Martin de destrozar Poniente-, debería haber una alegría colectiva por el hecho de que, aún con tanto trabajo y un hijo casi recién nacido Patrick todavía quiera obsequiarnos con no una, si no dos pequeñas obras para ir haciendo boca. Y ya no es sólo eso: "Las puertas de Piedra" está acabado, pero falta pulirlo mucho. Imaginad el tiempo de corrección y la extensión de dicho trabajo y el afán de perfección hacia él mismo y su público. ¿Acaso se puede pedir algo mejor viniendo de un escritor? Hay que valorar mucho esa característica de Rothfuss y de muchos otros escritores además de recordar que también son personas, tienen su vida y sus problemas. No hay que ser impacientes.
A todo esto, no hay que olvidar una pequeña gran noticia relacionada con la historia de uno de los pelirrojos más queridos en el mundo literario y fantástico: Patrick Rothfuss ha desvelado el nombre del mundo al que pertenecen Kvothe, Auri, Bast, Denna, Felurian... ¡TEMERANT!

Y, sin separarnos del mundillo literario y fantástico, quería comentar que al fin tengo en mi poder, gracias a mis queridos amigos, un libro que hacía tiempo que tenía muchas ganas de leer: "La Corte de los Espejos", de Concepción Perea, editado por Fantascy. Hará ya justo un año casi desde que supe de su existencia en el Mercado Goblin del año pasado en Barcelona (lugar más que recomendable para todos los residentes de estos lares), dónde la autora hizo su presentación. Sin embargo, no ha sido hasta este cumpleaños en el que me ha caído un regalo tan bonito -bueno, ¡y muchos más!-. Cuando lo volví a ver en la II Eurosteam Con de Barcelona, (un festival harto precioso del que me gustaría haceros reseña pero me quedé sin batería y no pude hacer fotos, aunque pude disfrutar con los cachivaches e ilustraciones de artistas cómo El Costurero Real o Eli Basanta ) supe que no pasaría un mes más sin leerlo. Y, voilà! en mis manos cayó. Tengo previsto hacer una reseña completa del libro en cuánto lo acabe, mas de momento he de decir que me está sorprendiendo gratamente. Es muy visual, muy imaginativo y además original (¿quién imaginaría un burdel con hadas y sátiras ejerciendo?). Nicasia es un personaje bastante completito, llena de un mal humor característico pero también comprensible por la vida que ha llevado. Hay otros personajes igual de interesantes y me muero de ganas de seguir con ello. Debo agradecer a Perea unos escenarios tan mágicos y atípicos que hacen fluir mi imaginación en colores, polvo de hadas y sonidos de engranajes fabricando autómatas. 
Es de especial mención la necesidad que hay de visibilizar a los grandes autores del género literario y de ciencia ficción en España, dado que son muchos y de gran talento como Perea, Félix J. Palma, Marc Pastor, Victoria Álvarez, Ricard Ruiz Garzón...

Y hasta aquí la entrada de hoy. En la próxima, si no surge alguna urgencia literaria/cinéfila/manganimal(?) tengo previsto algo muy relacionado con la escritura. Algo muy bonito y creativo que os servirá de ayuda sobretodo a aquellos con afección a que un bolígrafo en mano vaya expulsando todo lo que lleváis dentro y necesitáis expresar. Espero que os haya gustado esta entrada y comentéis todo lo que queráis, ¡como siempre sois bienvenidos!

A.

miércoles, 9 de julio de 2014

Chapoteos entre tinta y papel.

¡Muy buenos días, oceánicos! ¿Cómo lleváis esta entrada al veranito entre lluvias primaverales y con toques otoñales?
Vuelvo a las andadas en Océanos de Letras después de una dura época universitaria, para actualizar este blog entre rayos de sol agradables y olor a salitre en el pelo... Y por supuesto libros, ¡muchos libros!

 Llevaba ya unos días pensando en qué entrada podía hacer para esta calma veraniega inspirándome en mitad de pensamientos de playa, piscina, excursiones.... hasta que al final caí... ¡pues claro! Que levante la mano alguno de los lectores de OdL que no se haya llevado alguna vez un libro para leer mientras se tuesta cual cacahuete al solecito, o tirado en la piscina mientras oye a las personas chapotear, o en algún momento de la tarde tumbado en la hamaca... Bueno, ya sabéis adonde quiero llegar... ¿No? 
Pensé en haceros algunas recomendaciones a la vez que os explicaba cuáles eran los libros que tenía planeado devorar en estos cálidos meses, pero las recomendaciones van a ser estas al final, si alguien ha leído o tiene pensado leer alguna de estas obras que lo comente sin tapujos - pero sin spoilers, ¡por favor! Allá vamos:


"Los Magos" de Lev Grossman

 ¿Por qué?

Pienso que necesito una gran dosis de neofantasía, durante este año he tomado muchos clásicos recargados y, aunque bastantes de ellos han sido gratamente satisfactorios, cómo Las penas del joven Werther, de Goethe (aunque una no pueda opinar de la misma manera con Madame Bovary, de la cual pienso que es mejor si contengo mi opinión para no herir sensibilidades), una a veces necesita volver a la época contemporánea para digerir con algo más de sencillez y gracia alguna obra que no comprenda tanta majestuosidad pero pese a ello sea disfrutable.







"1984" de George Orwell


¿Por qué?


Sí, lo confieso. Aún no lo he leído. Lo sé. Sé lo que estáis pensando. Las palabras "hereje" y "pecador" pasan por vuestra mente a una velocidad más rápida que la de la luz. Pero este deber acabará pronto. Y, ¿por qué? Pues por tres razones mayoritarias: Me lo debo, se lo debo a una amiga y .. bueno, lo necesito. Scifi del bueno.









"Fragmentos" de Novalis (edición en catalán)


¿Por qué?


Pienso que la belleza de la verdad en las palabras de este hombre se traduce en el placer inefable que produce leer cada una de las palabras que escribió. A todo esto hay que añadirle la dulce fragancia fuerte y penetrante de principios del romanticismo del que se impregnaron sus ideas.







 
"Belleza y verdad" de John Keats



¿Por qué?


Debo decir que este ya lo he empezado y, desde luego, el título del libro capta a la perfección el contenido de este. 
La poesía de Keats es un perfume que inunda el alma con cada partícula de belleza y comprensión en un vínculo poeta-lector increíble.







               
 
 "Siddharta" de Hermann Hesse

¿Por qué?


Hesse me cautivó con su Demian, ahora me gustaría poder volver a repetir la experiencia en manos del mismísimo Buda, hecho niño y hombre con vivencias y crecimiento personal de la mano de este gran autor que tan pacíficos y pasionales a la vez vuelve los corazones con sus escritos.










"El libro del desasosiego" de Fernando Pessoa

¿Por qué?


Deformación profesional o de cómo indagar en la buena literatura llamado por una voz que insta a descubrir las múltiples caras y facetas de la personalidad múltiple con un sólo rostro.

Bueno, de algo me tenía que servir cursar Estudios Literarios, ¿no?








 
 
"Rayuela" de Julio Cortázar

¿Por qué?


¿Se necesitan razones para explicar el por qué quiero leerlo aparte de no haberlo hecho todavía y no estar ahora mismo leyéndolo en lugar de explicando que quiero/necesito/debo hacerlo?
Este argentino me cautivó desde aquel cuento del chico vomita-conejitos y algunas experiencias que vivieron cronopios de aquí y allá.





  



 "Crónica del pájaro que da cuerda al mundo" de Haruki Murakami 

¿Por qué?

Me han hablado muy bien de este autor, me encanta Japón cómo ya sabéis y me aconsejaron empezar con esta obra para adentrarme en su estilo. De hecho lo empecé hace un tiempo y me gustó bastante cómo transcurría todo, estoy bastante seguro que me gustará.










"Bajo la misma estrella" de John Green 

¿Por qué?


Curiosidad, amigos, curiosidad. Habrá que ver si es tan precioso cómo lo pintan o es un refrito de vidas en hospital dignos de Espinosa, con todo el respeto a los lectores de este escritor.
Me llamó la antención hará ya un par de años por ese milagroso lugar llamado Tumblr y, bueno, aunque fuera al final un libro decepcionante, nunca será lo mismo si lo leo cómo si no, así que al lío.








Hasta aquí la lista de wannaread's/recomendaciones para mis queridos lectores. Tengo alguna que otra intención más pero, por el momento, lo dejo aquí, ya que luego me abalanzo locamente y no me acabo ninguno y quisiera poder hacer las cosas bien.

Y antes de despedirme quisiera hacer un pequeño recordatorio a modo de homenaje a Ana María Matute, que se nos fue hace unos días, con esta bella frase suya, que deberíamos tatuarnos todos en corazón y alma:


“Siempre he creído, y sigo creyendo, que la imaginación y la fantasía son muy importantes, puesto que forman parte indisoluble de la realidad de nuestra vida.”
Recordad que podéis comentar sobre lo que queráis, cómo si queréis preguntar qué voy a hacer este verano o explicar qué vais a hacer vosotros. Podéis comentar lo que queráis sobre estos libros, siempre sin spoilers, por favor, recomendar algunos más o explicar cuáles van a ser los que leeréis vosotros este verano. 
¡Cuidáos mucho, oceánicos!

A.

miércoles, 4 de diciembre de 2013

El azul... que no pase de cálido.



¡Por fin vuelvo a las andadas!
Con esto de utilizar tanto el Facebook del blog, se me va la cabeza a la luna de Valencia y pasan estas cosas... ¡Pero aquí estoy, quitando las telarañas! (las viejas, que las nuevas tienen que servir para las generaciones próximas de arañitas virtuales)

No hay mucho que decir de lo personal, recuerdo que la última vez hablé de la selectividad... bueno, ¡pues la pasé! Estoy haciendo una magnífica carrera de Estudios Literarios que me está encantando. Si tenéis alguna pregunta sobre la carrrera ya sabéis que el hueco de los comentarios está abierto a todos vosotros.

Hoy vengo, sin embargo, a expresar mi opinión, algo tardía, sobre una adaptación al celuloide de una historia que marcó mi vida. Como apasionado de la palabra escrita (o en este caso, dibujada), lo que mejor se me da es hacer una pequeña crítica sobre la adaptación de una historia. Tampoco me considero crítica literaria en todo su esplendor, ¡para algo estoy estudiando! Y mucho menos crítica de cine, puesto que de técnica audiovisual no me considero gran experta. Sin embargo, me veo en la necesidad y el deber de exponer mi opinión sobre la película "La vie d'Adèle", de Abdellatif Kechiche, interpretada por Adèle Exarchopoulos y Léa Seydoux.

Empezaré por explicar mi experiencia con este cómic, o novela gráfica como se le llama ahora, titulada "El azul es un color cálido", de la autora Julie Maroh.

Creo que hace unos tres años que me leí esta historia. Vi por casualidad anunciado el cómic en un folleto de la tienda de Norma Cómics, me llamó la atención por darle importancia al color azul, que seguro que aún no habíais notado que es mi preferido. Más tarde, al verlo en mi biblioteca (tengo la genial suerte de disponer de una magna biblioteca con cabida para manga y cómics por docenas) no dudé en escogerlo para mis noches de lectura.

Siempre me he rodeado de personas homosexuales, casi siempre por pura casualidad. Y he de decir que me encanta. Desde la primera persona que conocí hasta la última que me quede por conocer, siempre me llenan de experiencias nuevas y me abren la mente. Mantuve grupos de amistades que se componían únicamente de chicas homosexuales que incluso me hacían desear serlo yo también. Compartí muchos momentos y aún los comparto con otros grupos en los que me siento comodísima. Ahora no entraré en los detalles sobre mi pensamiento de que todos somos bisexuales, en aquel momento empezaba a romper mi ideal de ése 100% una cosa u otra para cada uno. Pero ésa es otra historia y será contada en otra ocasión.
Como consecuencia, conocí a personas que incluso me enamoraron, o bueno, gustaron al menos, siendo yo supuestamente heterosexual. Leer esta historia fue, por lo tanto, un gran paso para conocer un poco más de la vivencia de alguien que descubre su sexualidad y su manera de amar. Por que, más allá de que trate el tema de lesbianismo, es una historia que trata sobre el amor de verdad.

Tras leerlo, esperé pacientemente que a alguien se le ocurriera la genial idea de adaptarla al cine. Y un buen día, ¡voilà! El proyecto se llevó a cabo. Yo, cómo buena fan, iba contando los días que quedaban, fichando al reparto... hasta que finalmente, se estrenó.

Antes de llegar a la sala ya habían llegado a mis oídos rumores que rebajaron mis expectativas. Pero fue la película en sí lo que las rebajó al mínimo.

Hubo demasiadas detalles que no me gustaron desde el punto técnico, especialmente el del abuso de primerísimos primeros planos. Que un tanto por ciento elevado puede llegar a estar bien para transmitir a flor de piel los sentimentos de los personajes, pero ése contínuo rozar el rostro de las actrices y descubrir hasta el último poro me parece excesivo y mareante.
Por otra parte, desde luego, cabe destacar el alto contenido pornográfico de la película. Que sí, que hay que mostrar mínimamente el contacto de las dos muchachas en todos los ámbitos, pero simplemente el director se sobrepasó en éste. No conozco demasiadas opiniones sobre esta película y lo que ha transmitido, pero me parece triste que muchos hayan malinterpretado injustamente una historia de base tan preciosa con tanta chicha y tanto gemido. No quiero pecar de prejuiciosa porque tampoco he visto otra película de este director, pero pienso que ésta historia necesitaba una dirección desde un punto de vista que comprendiera mejor la situación. No requería que la dirección fuera por alguien homosexual, tampoco importaba si era hombre o mujer, creo que lo que pedía a gritos era tan sencillo como ser dirigido por alguien sensible y empático. Alguien que entendiera el contenido pasional de la historia más allá de lo carnal.

También me molestó en demasía la supuesta bisexualidad de la protagonista. Vamos a ver, uno de los puntos clave de esta historia es precisamente la claridad con la que Adèle (Clementine en la versión real) descubre lo que le llegan a gustar, encantar, apasionar las mujeres. Que bese más labios masculinos me irrita por que esta buena mujer directamente no quiere más contacto romántico-sexual con hombres tras encontrar a Emma. En la película sólo uno de los hombres tiene importancia: Thomas. El hombre que le hace percatarse de cuán lesbiana llega a ser. No entiendo el por qué de la aparición de la infidelidad con su colega de trabajo, al cual se le escapa la testosterona por las orejas. Intentando evitar los spoilers por si tras esta entrada os apeteciera leer el cómic, he de mostrar mi desacuerdo con el cambio de identidad o aparición mágica de los personajes secundarios: hay, por mostrar un ejemplo, un personaje totalmente fuera de contexto en la historia: el amigo árabe/hindú(?) de Emma, interesado por Adèle y utilizado por ésta para crear celos en Emma. Un personaje tan innecesario cómo la muchacha embarazada de la que no daré más detalles para no destripar más el cómic a quién lo pretenda leer.

Sin alejarnos de los secundarios, he de comentar varios fallos que en la historia son elementales. Y es que aunque al principio la película prometía como adaptación por las amistades de Adèle y su actitud al enterarse de que frecuenta lugares de alterne y de su posible homosexualidad, encuentro fatal que Emma, sin más, deje de tener novia en la película para comenzar una relación con la inocente e inexperta Adèle, sin que ésta se enfrente a las garras de la ex pareja de Emma, que en la historia ofrece precisamente uno de los clímax que más enganchan y hacen empatizar con la protagonista. Otro de los graves errores fue el saltarse la escena con los padres de Clementine/Adèle. Padres conservadores, a la antigua, que ni saben nada sobre la nueva vida de su hija y ni se lo quieren plantear. Con gran pesar para con vosotros he de comentar este spoiler, ya que es crucial para la historia. El momento en que la pareja es pillada in fraganti en plena demostración de sus mútuos amores (perdonadme el eufemismo), la consecuente expulsión de Adèle/Clementine de su propio hogar y la dureza de esta vivencia, que demuestra con claridad la situación de homofobia que muchas personas padecen, es vital para poder comprender a Adèle/Clementine. Que el director se comiera en especial esta escena me parece un error tan grave que incluso me atrevería a decir que mata a la verdadera esencia de la historia. Son tantas las invenciones, tanta la pornografía innecesaria, las situaciones cruciales desaparecidas, que en cierto momento de la película empecé a encontrarla incluso banal. Aquello ya no era mi adorado romance, mis experiencias no vividas pero sí sentidas en mi propia piel. Aquello era una patada al cómic y al hilo de los acontecimientos.

Es posible que, aunque la película parezca cortada por capítulos debido al título de la película (Capítulos I & II), no haya esa esperada secuela que anude el final de una historia que deja con ganas de más, puesto que parece ser que las dos protagonistas, las señoritas Exarchopoulos y Seydoux, sufrieron abusos profesionales por parte del director: escenas rodadas más de cien veces (que explicarían la expresión de cansancio contínuo de Adèle y la de asco que tiene Emma incluso al encontrarse a su chica en mitad de un paso de cebra), la duración del rodaje de las escenas sexuales duraba prácticamente un día entero, incluso escenas en las que por exigencias del guión las chicas se tenían que agreder y que, cuando lo hacían, acababa siendo real sin que ellas quisieran, ocasionando accidentes reales cómo caídas al suelo o cortes con sangre por rotura de cristales que, cuando sucedían, el director no cortaba el rodaje para que quedara "más realista"... Con estos ejemplos es más que comprensible que las chicas no quieran ni oír hablar más del director ni de posibles secuelas. De hecho, cuando estaba viendo las escenas de los accidentes, me sorprendía la verosimilitud de éstos, mas al saber que de verdad se habían dañado, me pareció ofensivo. No me extraña que las pobres chicas lloraran tanto en el film. 
De todos modos no critico la magnífica actuación de las chicas, que aún gana más valor mostrando la profesionalidad suficiente para llevar a acabo y finalizar sin dimitir aún con tanta presión.

En fin, siempre nos quedará la historia en papel para hacernos sentir algo tan común como es el descubrimiento del verdadero amor en la juventud, de las identidades sexuales, de la vida adolescente y de lo que a diario sufren demasiadas personas por juicios equívocos, ignorantes y faltos totalmente de empatía y sensibilidad alguna.

Os recomiendo encarecidamente el cómic para poder submergiros de lleno en los sentimientos de las dos protagonistas, en sus vivencias, emociones... lo que el director logra más o menos con los planos detalle, la autora del cómic lo consigue con escenas de tiernas miradas que hacen envidiar al celuloide. Os aseguro que no os dejará impasibles.


Espero que os haya gustado mi crítica (todavía soy algo amateur en este campo) y que haya despertado vuestra curiosidad sobre este cómic, del cual os dejo en su versión online y en pdf para los más impacientes.
¡Nos vemos pronto, queridos lectores! Gracias por leerme y recordad que seguimos en contacto diariamente en nuestra página de facebook.
Jugad mucho con la nieve y, si todavía no os ha llegado, ¡reclamádsela a las nubes!

A.

miércoles, 5 de junio de 2013

Me gusta la lluvia, cuando no es en Poniente.

¡Hola queridos lectores!

Un día más, aquí estoy. No tanto como me gustaría, pero estoy en la fase de la última prueba, la selectividad. Tengo muchas ganas de quitármela ya de encima para ser libre y poder escribir cuánto me plazca tanto novelas, como poesías... ¡cómo lo que sea por aquí por el blog! Y por supuesto no me olvido de las ganas que les tengo a tantos libros como he ido aparcando últimamente. En estos momentos me estoy leyendo The Lovely Bones, de Alice Sebold. Y no quiero decir nada por que me reservo todo lo que tengo que decir de esta preciosa novela para su reseña.

Para empezar hoy, tengo que recordar que incluso Google ha hecho un doodle recordando que hoy, día también mundial del Medio Ambiente, se cumplen 115 años del nacimiento de uno de los más grandes poetas españoles: Federico García Lorca. Poeta que, aún siéndonos arrebatado por la dura y negra injusticia de la guerra, nos pudo proporcionar obras de belleza sin igual. Persona sensible, única, que cubría con elegancia y fragilidad cada bella palabra que hacía brillar y enternecer. Desde Océanos de Letras recordamos su pérdida con dolor, pero hoy es un día para celebrar que tal tesoro de persona viniera al mundo y además nos fuera vecino. Muchísimas gracias por todo Federico, jamás te olvidaremos, y todos daremos lo nuestro de sí para que no solo permanezcas inmortal, si no que algún día, podamos vengarte. Siempre estarás en nuestros corazones, gracias por venir al mundo y ofrecerle magia pura.


Hablando, tristemente, de más injusticias, debo anunciar la horrible noticia del cierre de una de las librerías con más encanto y prestigio de Barcelona de todos los tiempos: la librería Canuda.

Esta librería, fruto de la inspiración de Carlos Ruiz Zafón para crear el Cementerio de los Libros Olvidados, dispone de una colección de libros antiguos impresionantes, siendo la segunda mayor tienda de segunda mano del estado. Cada vez que entras te empapa el silencio de la sabiduría que contienen esos libros. Te puedes dejar guiar por ellos hasta encontrar el tuyo propio, y eso no es ficción. El aroma y la calma que allí reinan te envuelve como las contraportadas multicolor que allí esperan pacientemente unas manos que con calidez las acojan. Y ahora el ayuntamiento barcelonés, en lugar de fomentar la cultura y ayudar al patrimonio preservando el cierre de esta librería centenaria y ayudándola a salir del paso, ignora por completo el desastre y da vía libre a que la cierren y en su lugar pongan una tienda Mango. ¡Una tienda Mango! No es solo sacrilegio que en aquel lugar tan sagrado vayan a construir una multinacional, es que encima el gobierno basura elige la opción rápida de la peligrosamente extendida cultura McDonalds. Es una crueldad. Horrible. Espantoso. Creedme que no hay lugares tan acogedores, antiguos y sabios como este... y están cometiendo uno de los mayores errores posibles. Espero que haya movimiento y esta pesadilla no ocurra.

Cambiando de tema... supongo que mucho adeptos de Canción de Hielo y Fuego (o para los que vean la serie, Juego de Tronos) estaréis ya recuperándoos de la nevada invernal importante tras el largo verano soleado. En realidad me dirijo más a los que ven la serie y a los fans más acérrimos puesto que los que ya habían leído el libro vivieron este acontecimiento de una manera más íntima.
Personalmente creo que los actores han hecho un gran trabajo, especialmente los que caracterizan a Catelyn (Michelle Fairley) y a Robb (Richard Madden). Y por supuesto a Walder Frey (David Bradley), puesto que ver a Filch vengándose de toda su amargura en Hogwarts no tiene precio. Lo que sí me sobró fue la escena de la muerte de Viento Gris. No, es que no era necesario ver al pobre animal falleciendo. Eso me dolió. Mucho.

Y para finalizar, dejo con vosotros a mis queridos Katniss Everdeen y Peeta Mellark, ya que por fin tenemos el primer tráiler oficial de la segunda adaptación de la saga Los Juegos del Hambre. El film, que llevará el mismo nombre que el libro, En Llamas, está previsto para ser estrenado el día 22 de noviembre de este mismo año. Si tan solo unos segundos emocionan, imaginad lo que será la película entera. Yo ya estoy preparando mis reservas de kleenex.


Y sin más, me despido por hoy. No olvidéis que la próxima entrada será una reseña muy peculiar, con la exclusiva exclusividad de poder compartir algunas ideas y palabras originales del autor, al que pudimos conocer en persona, muy majete por cierto. Y con la intriga os dejo, ¡hasta la próxima! No dejéis de comentar y seguirnos, y sobretodo muchísimas gracias por leernos. ¡Ah! ¡Y bienvenidos a todos los nuevos participantes! 
También podéis seguirnos en nuestro facebook, donde ya tenemos casi 100 seguidores. Somos nuevecitos, ¡así que estas cosas nos hacen mucha ilusión!

¡Sed buenos y no dejéis nada de arcoiris en el plato!

 A.